Tablas de kitesurf

tabla kitesurf
Best Armada mi tabla

Han pasado más de 15 años desde que las primeras tablas diseñadas especialmente para practicar kitesurf (las conocidas como bidireccionales o twintips) aparecieron en el mercado; y para mí son un fiel reflejo de la evolución de este deporte.

Las primeras tablas que se construían solían ser muy largas y estrechas. Para que os hagáis una idea, podían llegar a medir hasta 180cm de longitud y tan sólo 35cm de ancho. Además tenían mucho volumen y eran excesivamente rígidas. Yo tengo mi propia teoría de porqué las primeras tablas eran así. En mi opinión se construían de esta forma porque era la mejor manera de poder deslizar por el agua ya que las cometas que existían estaban muy poco evolucionadas, eran muy lentas y tenían pocas prestaciones. Además también eran herederas de las gruesas tablas de surf. El kite era un nuevo deporte y tenía que tomar ideas de otros.

Con los avances que ha habido en todo el material, y especialmente en las cometas, la tablas también han cambiado. Fueron disminuyendo su volumen y reduciendo la superficie que no se necesitaba. La forma también se modificó, para adaptarse a los distintos estilos de navegación, y se volvieron mucho más flexibles y divertidas de utilizar.

Hoy en día, prácticamente todas las marcas ofrecen tres medidas diferentes y estandarizadas con muy pocas variaciones entre ellas; que se adaptan a la altura y peso de los kiters. Podríamos distinguir una primera medida para riders ligeros y chicas (aproximadamente 130cm de largo y un máximo de 40cm de ancho).
Una segunda tabla con medidas intermedias para practicantes no demasiado altos y pesados (más o menos de 135cm de largo y mínimo 40cm de ancho).

twintip antiguo
Twintip antiguo

Una última tabla para aquellos practicantes de mayor tamaño (alrededor de 140cm de longitud y 42cm de ancho).

La forma de las tablas ha variado muchísimo con el paso de los años. Desde las primeras que se hacían con una única forma para todo tipo de usos hasta las de hoy, que diseñamos tablas específicamente para cada estilo o disciplina.

Las tablas más demandadas en la actualidad son las de freeride, destinadas a practicantes de nivel medio y alto que buscan buenas prestaciones, comodidad al navegar con todo tipo de condiciones y un peso reducido.
En segundo lugar están las de freestyle, que son réplicas exactas a las que llevan los atletas en competición. Sirven para ejecutar trucos de new school, y te permiten mucho agarre y pop, y facilidad al recepcionar las maniobras.
Por último, las tablas que menos se comercializan son las hechas especialmente para debutantes, que necesitan mucha superficie para conseguir el planeo sin demasiada técnica. Podríamos decir que están destinadas casi exclusivamente a las escuelas de kitesurf.

Durante toda esta evolución de las tablas han podido transcurrir entre 12 y 13 años. Se modificó su tamaño, su forma y su flex, para adaptarse a cada estilo o persona. Pero la industria del deporte apenas aportó unas pocas innovaciones en la construcción.

Todavía recuerdo cuando mis tablas se hacían de forma artesanal en el taller de Ricardo Medina en Tarifa. Yo rezaba para que tuvieran un buen flex. Laminar con distintas condiciones de temperatura y humedad era lo que dificultaba controlar el resultado en este sentido.

gisela pulido
Mi primera tabla

En la actualidad las grandes empresas de la industria del kite fabrican sus productos en modernas instalaciones donde controlan estos aspectos tan importantes para conseguir el mismo curado de resinas y ajustar la elasticidad de las tablas sin apenas margen de error.

La construcción de las tablas es igual de importante que la forma o el tamaño que tienen. Por ejemplo, el uso de núcleos de madera (paulownia), técnica heredada de la industria del snowboard, ha dejado atrás los frágiles núcleos de espuma que ya se empleaban en surf o windsurf.
Las modernas fresadoras CNC ofrecen el mas alto grado de precisión en el shapeado.
El uso de fibras pre-impregnadas con resina ha supuesto reducir el peso de las tablas actuales en unos 700 gramos.
Las tradicionales fibras de vidrio y las fibras de carbono flexibles se han visto superadas por la introducción de las nuevas fibras de Basalto que ofrecen un flex mucho mas preciso y controlado.

Tengo mucha suerte de contar con el apoyo de una de las marcas líder del sector y la que mayor inversión en I+D ha hecho en los últimos años. El resultado es que tengo una tabla con la que seguir mejorando mi técnica y ejecución de las maniobras, y que me respeta muchísimo ante las lesiones. Me es impensable entrenar de la forma como se entrena hoy en día con una tabla como la que usaba hace tan solo 4 años. Cada día me levanto ilusionada con mi equipo, sabiendo que cuento con lo mejor de lo mejor para conseguir mis objetivos. ¿Hasta donde podremos llegar con los nuevos avances?
Habrá que estar atentos a las últimas novedades para no perder el tren del progreso.